Empresas saludables y socialmente responsables

Mª JOSÉ SANAGUSTÍN, Sales Director, Health & Benefits,Willis Towers Watson.

Un lugar de trabajo saludable es aquel en que trabajadores y directivos colaboran en el uso de un proceso de mejora continua para proteger y promover la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores, así como la sostenibilidad del lugar de trabajo,basándose en necesidades identificadas que consideran los siguientes aspectos:

  • La salud y seguridad en lo que respecta al entorno físico de trabajo.
  • La salud, seguridad y el bienestar en relación con el entorno psicosocial del trabajo, incluyendo la organización del trabajo y la cultura organizacional.
  • Recursos personales de salud en el lugar de trabajo (apoyando y estimulando estilos de vida saludables).
  • Sistemas de participación en la comunidad para mejorar la salud de los trabajadores y sus familias.

Los riesgos para la salud en el lugar de trabajo, incluidos el calor, el ruido, el polvo, los productos químicos peligrosos, las máquinas inseguras y el estrés psicosocial provocan enfermedades ocupacionales y pueden agravar otros problemas de salud. Las condiciones de empleo y la ocupación también afectan a la salud. Las personas que trabajan bajo presión o en condiciones de empleo precarias son propensas a fumar más, realizar menos actividad física y tener una dieta poco saludable.  

Más que una tendencia, ya es una realidad, cada vez más empresas buscan, no sólo implementar modelos saludables, sino también certificarse u optar al reconocimiento de buenas prácticas como participando en Premio Internacional Empresa Saludable.

El denominado “wellness corporativo» está de moda, pero ha venido para quedarse.

Ser reconocida como una empresa saludable implica no solo mejora en la reputación, sino también el proceso incide en los resultados empresariales. Empleados saludables = aumento de la productividad.  

La salud como valor en las organizaciones  

Las empresas que generan bienestar a sus empleados y al resto de sus colaboradores son una tendencia cada vez más presente que seguro se reforzará en 2020. Estas organizaciones se plantean la salud como una inversión y lo ofrecen como valor añadido a sus empleados. Para la mayoría de los trabajadores las políticas de bienestar y salud son verdaderamente importantes a la hora de valorar su trabajo.

El lugar en el que trabajan las personas no solo condiciona la productividad, sino que también configura sus actitudes y emociones hacia la organización, esto es, su motivación, su compromiso, su sentido de pertenencia, su vinculación.

Es indudable que tanto las condiciones físicas (seguridad, ergonomía, ambiente) como las organizativas (horarios, carga de trabajo, sistemas de control, nivel de responsabilidad, relaciones personales, conciliación) afectan directamente a la salud de los trabajadores, además de determinados hábitos personales y sociales. Por lo tanto, su influencia llega también a la sociedad en la que se vive y a las empresas.

Hoy las empresas más competitivas están siguiendo el modelo de empresa saludable y aumentando su nivel de prevención. Al fin y al cabo, están conformadas por personas, y una plantilla contenta genera mejores resultados.

Según los estudios de La Red Europea de la Promoción y Salud en el trabajo: por cada dolar invertido en la promoción de la salud de los empleados, la empresa recupera entre 2,7 y 5,4 dólares de beneficio en absentismo laboral. No obstante, es difícil de valorar el ROI (Retorno de la Inversión) en este contexto, y, por tanto, sugerimos la introducción de un marco VOI (Valor de la Inversión) como respuesta ante la necesidad de medir aquellos criterios que se consideran intangibles dentro de un programa de bienestar.

Así, acordar con los empleados medidas de conciliación de la vida laboral y profesional, ajustar los horarios a la realidad de la empresa, contar con sus opiniones, mantener un diálogo permanente y ocuparse de sus situaciones personales fuera de la compañía, son cuestiones que pueden ayudar enormemente a alcanzar el que quizá sea uno de los principales objetivos de las organizaciones del siglo XXI: ser 100% saludables.  

Nuevas tendencias en la formación

La formación e información es básica en la prevención de riesgos laborales y empezará a adaptarse verdaderamente a las nuevas tecnologías y a nuevas metodologías didácticas. Tendencias como la gamificación y la realidad virtual se seguirán implantando cada vez más, no solo porque son recursos innovadores, sino porque generan un alto impacto en el aprendizaje.

Otro aspecto que se desarrollará bastante y que es muy demandado ya por los clientes es la creación de espacios formativos virtuales propios, con formación online a través de contenidos audiovisuales personalizados y con tutorización a través de videoconferencia.

Estos campus virtuales ya se están implantando con una importante reducción de costes y con resultados didácticos similares o superiores a la formación presencial.

La digitalización y la salud  

La digitalización y la salud como eje de la cultura corporativa seguirán marcando el futuro del sector.

La telemedicina está en alza: el médico en la empresa. Se trata de facilitar la conciliación familiar y laboral y evitar desplazamientos innecesarios, cuidar de la salud de los empleados en cualquier lugar que estén.

El impulso del autocuidado de la salud, que se evidencia en el desarrollo de múltiples Apps móviles, wearables y webs, constituye un gran apoyo para la consolidación de la telemedicina. Cada vez más pacientes se muestran proactivos en el control de su estado físico, lo que permite al médico realizar un seguimiento remoto.

Nos encontramos en un momento de digitalización en el que las distancias ya no son una traba para que el profesional ejerza su trabajo de manera eficiente. La telemedicina no siempre va a poder eliminar la necesidad de consulta personal, pero muchas veces será la mejor opción a nuestro alcance.

Buenas prácticas…

Incentivos económicos para quienes llegan a trabajar en bici, menús cardiosaludables en el comedor de empresa, consultas semanales gratuitas con un coach, programas de salud emocional, facilitad de acceso al gimnasio, oferta de fruta en las máquinas de vending o reparto de forma gratuita o flexibilización de horarios son ejemplos de las muchas y variadas iniciativas que empiezan a ofrecer las empresas a sus trabajadores para proteger y promover la salud, la seguridad y su bienestar.

Todo ello, después de analizar la situación real de la empresa, realizando un estudio de riesgos y necesidades donde detectar puntos fuertes y de mejora para alcanzar el objetivo de empresa saludable y socialmente responsable.

Y buenos hábitos.

Descubre también en Chile cómo incorporar hábitos saludables en tus colaboradores de forma entretenida,  Habits.ai motiva a los empleados, los equipos y a la organización para cambiar juntos, aumentar el compromiso y crear una cultura de bienestar.


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 en España trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.

Y desde 2018, estamos en Chile.

  • ORH CHILE es un Centro de Investigación y Difusión de las Nuevas Tendencias para el Desarrollo de las Personas, desde la perspectiva individual y organizacional.
  • Trabajamos en: Investigación, Difusión, Aprendizaje y Soluciones de negocio para empresas, somos GROWTH HACKER.

Nuestros Otros Proyectos


Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Síguenos en Redes Sociales