Invierte en tu desarrollo

Por MARÍA JULIETA BALART, Socia Directora de Ágama Consultoría y Aprendizaje, S.L.

Como es tónica en este modelo y en todos los que hablamos de crecimiento personal o profesional, somos responsables de nuestro desarrollo. Tenemos un potencial mayor del que somos conscientes. Lo hemos podido comprobar con la pandemia, hemos sido capaces de estar encerrados muchos días, y acostumbrarnos a no abrazar, a desarrollar hábitos de higiene constantes, a trabajar en casa y relacionarnos de forma virtual, etc.

¿Por qué fuimos capaces de hacer todos estos cambios? Porque vimos amenazada nuestra vida y nuestro cerebro reptiliano, que está preparado para la supervivencia, nos puso en alerta sobre la importancia de cambiar hábitos para cuidarnos. Hemos cambiado hábitos desde el miedo, emoción muy fuerte pero que suele esfumarse cuando desaparece el peligro externo. Pero para desarrollarnos de una manera consciente, recordemos que tenemos dos cerebros más: el límbico y el neocórtex.  Este último, es el que reflexiona, el que toma las decisiones, el que planifica, el que visualiza el futuro y el que regula junto con el límbico nuestras reacciones más primitivas.

 ¿Por qué es necesario desarrollarse? 

Para liberar todo nuestro potencial, para mejorar la salud, para mantener relaciones más armónicas, para prosperar económicamente, en suma: para lograr todo aquello que podemos lograr y así avanzar en ese objetivo vital tan importante que es ser feliz. Para ello es clave que tengamos siempre presente que tenemos más poder para lograr lo que deseamos y vivir más plenos de lo que imaginamos.

Para poder desarrollarse, primero es necesario saber de dónde partimos y hacia dónde queremos ir, para así tener claro el camino que tenemos que recorrer. Una buena ayuda es plantearse lo que los japoneses llaman IKIGAI, que es tener una razón por la que vivir. Esto implica conocerse a uno mismo para saber en qué se es bueno, marcarse objetivos y desarrollar hábitos que permitan alcanzarlos. Esto requiere ser conscientes de cómo somos, observarnos sin juicio y ser capaces de trabajar para ser la mejor versión de nosotros mismos. No se trata de ser alguien diferente, ni ser como otra persona, se trata de liberar todo nuestro potencial, desde nuestra individualidad y los talentos que nos caracterizan. Descubrir nuestros talentos es fundamental para alcanzar la felicidad, por ello en el artículo abordaremos la siguiente clave del modelo: Descubre tu talento.

Hay que vivir con un norte en el camino y con la paciencia necesaria hasta llegar a destino. Y recorrer el camino con humildad, autocrítica para entrar en la rueda de la eficacia, en lugar de hacerlo en el bucle de la inacción o de la imperfección

¿Qué implica desarrollarse? 

Desarrollarse o crecer implica liberarnos de todo aquello que nos tiene atados a un presente no satisfactorio, o no tan pleno como podría serlo. Crecer o desarrollarse no es un proceso instantáneo, requiere consciencia para saber qué debo superar o transcender; y esfuerzo para mantenernos en el camino a pesar de la incomodidad que produce abandonar lo conocido para adentrarse en lo desconocido e incierto.

Para facilitar el recorrido de crecimiento, propongo seguir estas pautas: 

Descubre tus creencias limitantes que te impiden crecer y cámbialas por potenciadoras. Las creencias limitantes son producto de situaciones que vivimos de pequeños, que nos marcaron, bien porque no salimos airosos de ellas, o porque nos causaron heridas emocionales como los juicios que hicieron nuestros padres o figuras de autoridad sobre nuestras capacidades.  Estos hechos hicieron que creamos que no podemos hacer determinadas cosas, lograr algunos objetivos, o conseguir nuestros sueños. Estas creencias son erróneas por naturaleza, porque cualquiera puede fallar una o cien veces, pero no por ello no lograr lo que se propone. Y de la misma manera, la opinión de los mayores no siempre es acertada, porque en muchas ocasiones están cargadas de sus propias frustraciones o son producto de expectativas proyectadas.

Afronta los miedos imaginarios producto de tus creencias limitantes sobre tus capacidades o de pensamientos negativos sobre lo que puede acontecer en el futuro. Afrontar los miedos que nos produce salir de nuestra zona de confort y atravesar la de pánico, teniendo la resistencia necesaria hasta llegar a la zona mágica de aprendizaje en la cual descubrimos nuevas capacidades y ampliamos nuestros horizontes. Para poder transitar este camino es básico que entendamos que solo la experiencia nos da la oportunidad de descubrir lo que está bien hecho o lo que tiene que mejorarse, para lo cual es fundamental ser muy compasivo con nosotros mismos, no juzgarnos ni culpabilizarnos por los errores que podamos cometer, porque estos son parte del aprendizaje. Salir de la zona de confort y llegar a la zona de aprendizaje siempre implica una ganancia porque no se pierde lo que teníamos, sino por el contrario incrementamos experiencia, conocimientos, habilidades y de esta manera aumenta la autoestima.

Márcate objetivos o retos, utilizando el IKIGAI o cualquier otra técnica, pero las metas u objetivos son clave para orientar los esfuerzos, ilusionarse, activar la creatividad y superarse a uno mismo. Si nos marcamos objetivos y nos responsabilizamos de conseguirlos, sin victimismos ni actitudes pasivas, como dice la clave del modelo de Felicidad.

Céntrate en ti, es más posible conseguir la motivación y la energía necesaria para lograr lo que nos propongamos.

No podemos esperar que las situaciones nos empujen a realizar aquello que deseamos, porque tal vez esa situación nunca llegue, ni tampoco caer en la trampa que se puede conseguir algo sin hacer nada o que nuestros objetivos se conseguirán rápidamente y sin esfuerzo. Hay que vivir con un norte en el camino y con la paciencia necesaria hasta llegar a destino. Y recorrer el camino con humildad, autocrítica para entrar en la rueda de la eficacia, en lugar de hacerlo en el bucle de la inacción o de la imperfección. Para ello es importante contactar con lo que sentimos, pensar antes de actuar, saber abandonar un camino y abordar otro hasta encontrar el que nos conduzca a nuestro deseado objetivo.

Utiliza las 3 P’s para transitar el camino del desarrollo sin renunciar al objetivo. Transitar este camino de crecimiento no es tarea fácil, hay momentos que deseamos abandonar porque nos representa mucho esfuerzo, porque nos frustra ver cómo nos boicoteamos, o simplemente porque los resultados que deseamos no llegan en el momento que deseamos. Para ello es necesario cultivar la práctica, la perseverancia y la paciencia. La práctica, porque sin experiencia no hay aprendizaje, no podemos aprender de experiencias ajenas, ni de constructos o modelos mentales que casi siempre funcionan como excusas para dejar de explorar. La perseverancia para seguir intentando sin renunciar al objetivo, pero sí con la disciplina necesaria para cambiar las acciones que no funcionan y experimentar algunas nuevas. Por último, la paciencia para no frustrarnos por no alcanzar el objetivo cuando lo deseamos y para no culparnos cada vez que fracasamos y, en su lugar, reconocer con humildad los errores cometidos y aprender de la experiencia.

Desarrollarse es sin duda, una inversión, la que más créditos da, pero tal vez la que más esfuerzo supone. Pero como reza el dicho popular: “lo que cuesta, vale”. 

 

Impulsa los hábitos saludables en tus colaboradores con Habits.AI

 


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 en España trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.

Y desde 2018, estamos en Chile.

  • ORH CHILE es un Centro de Investigación y Difusión de las Nuevas Tendencias para el Desarrollo de las Personas, desde la perspectiva individual y organizacional.
  • Trabajamos en: Investigación, Difusión, Aprendizaje y Soluciones de negocio para empresas, somos GROWTH HACKER.

Nuestros Otros Proyectos


Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Síguenos en Redes Sociales