La Crisis de la Salud Mental y su Impacto en las Empresas

GEMA JIMÉNEZ, Health & Benefits Business Development Director Willis Towers Watson.

El estudio Global Medical Trends 2020 de Willis Towers Watson identificó la diabetes como una enfermedad que había llamado la atención a un nivel más bajo de lo esperado en contradicción con su capacidad para aumentar significativamente los costos. Lo llamamos «condición de sueño», ya que las tasas están aumentando silenciosamente, pero a un ritmo constante.

Este informe pretende hacer sonar una alarma similar a la de la diabetes, respecto al aumento de la crisis en condiciones de salud mental y de financiación de los tratamientos correspondientes.  

La magnitud de esta crisis es tal que ha recibido una especial atención de la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que ha dado lugar a un plan de acción 2013-2020 para los Estados participantes. Este plan exige una mayor difusión de cuatro objetivos. Estos van desde el fortalecimiento del liderazgo en línea con la comprensión de los derechos humanos, el aumento de la prestación de servicios para los trastornos de salud mental, los programas de prevención vinculados a la reducción de las tasas de suicidio, y la mejora de la vigilancia y elaboración de informes.  

Lo que hace que el tema sea más difícil es que, a diferencia de la diabetes, muchas enfermedades mentales pueden ser difíciles de definir, a pesar de tener el potencial de causar un daño significativo.

Un estado de salud mental no tratado puede poner en riesgo la vida de la persona que lo padece; causar un daño significativo a la sociedad, ya que la adicción puede formar parte de una complicación de la enfermedad; y, en caso de estrés, dar lugar a un estado continuo de complicaciones de salud, que puede llegar a ser costoso.

Willis Towers Watson considera que el estado de una buena salud mental es aquel que permite el desempeño exitoso de la función mental, que se traduce en actividades productivas, relaciones satisfactorias con el resto de las personas y capacidad para adaptarse al cambio y hacer frente a los desafíos. No debe confundirse con el bienestar emocional que se relaciona específicamente con las competencias sociales/emocionales, como la capacidad de empatizar o controlar las emociones.

Los trastornos de salud mental son comunes en todo el mundo; alrededor de tres de cada 10 empleados sufren estrés, ansiedad o depresión grave

VARIOS DATOS ESTADÍSTICOS 

El estudio revela tanto una base estadística sobre las preocupaciones de salud mental, como una serie de cifras más específicas que causan mayor interés a las empresas:

  • Los trastornos de salud mental son comunes en todo el mundo; alrededor de tres de cada 10 empleados sufren estrés, ansiedad o depresión grave.
  • Más de 300 millones de personas de todas las edades sufren depresión en todo el mundo.
  • Una de cada cuatro personas se ve afectada por una enfermedad mental en algún momento de su vida; casi dos tercios no buscan la ayuda de un profesional.
  • Las tasas globales de depresión y ansiedad han aumentado entre un 15% y un 20% en la última década.
  • 800.000 personas mueren por suicidio cada año, lo que equivale a una persona cada 40 segundos.
  • Cabe destacar que la salud mental afecta negativamente a las empresas de diversas maneras. Incluso si no hubiera una razón altruista por la que las empresas tratasen de aliviar los problemas de salud mental de su personal, el impacto en la productividad y absentismo son un argumento para hacer de ellos un asunto de preocupación inmediata.
  • La seguridad financiera y laboral son las principales fuentes de estrés a nivel mundial, existiendo fuertes vínculos entre las preocupaciones financieras, el estrés y la falta de salud.
  • Los empleados que se encuentran en el nivel más bajo de salud suelen reportar el doble de absentismo que el resto de la plantilla. También, tienen el doble de probabilidades de desvincularse de sus trabajos y casi el triple de probabilidades de experimentar un alto nivel de estrés que aquellos que gozan de buena salud.
  • En la mayoría de los países desarrollados, entre el 35% y el 45% del absentismo laboral se debe a problemas de salud mental.

Se estima que las pérdidas económicas mundiales relacionadas con los trastornos de salud mental entre 2011 y 2030 ascenderán a un total de 16,3 billones de dólares, coincidiendo con las enfermedades cardiovasculares y superando al cáncer, enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes.

OBSERVANDO EL AUMENTO DE LOS COSTOS  

En Europa y las Américas se espera que la mayor parte del gasto en asistencia médica sea de la salud mental durante los próximos cinco años. El 61% de los encuestados en América Latina preveía un aumento moderado y el 60% en Europa reportó lo mismo. Como era de esperar, sólo el 24% en Oriente Medio y África predijo un aumento moderado.

Las enfermedades de salud mental y del comportamiento suponen la tercera causa médica más costosa, después de la farmacia y la atención hospitalaria o de pacientes hospitalizados. Dado que los gastos de farmacia ya se han identificado con anterioridad como una fuente importante de preocupación y que la atención hospitalaria es claramente costosa, esta tasa de aumento es motivo de verdadera preocupación. Ya sea que refleja una mayor conciencia, informes más precisos o quizás otro factor desconocido, sólo el tiempo lo dirá.

Por el momento, la cobertura de salud mental no representa un número particularmente alto de las reclamaciones que se están procesando actualmente. Esto refleja el volumen de limitaciones y exclusiones que a menudo se incluyen en relación con estas condiciones. La mayoría de las regiones afirman que menos del 5% de las reclamaciones tramitadas están relacionadas con problemas de salud mental, siendo Oriente Medio y África los más bajos de todos, aunque la región de Asia y el Pacífico le sigue de cerca. Las predicciones sobre la tasa de aumento ya se están haciendo realidad: A nivel mundial, el 21% de los encuestados informaron que entre el 5% y el 10% del total de sus reclamaciones tramitadas están relacionadas con la cobertura de salud mental y este número seguramente aumentará.

La baja utilización actual no significa que los empleados no estén experimentando problemas de salud mental.

Las organizaciones deben ser conscientes de los factores que impulsan el estrés, como la inseguridad financiera. Deben asegurarse de que las prestaciones estén en línea con las preferencias de los empleados

CONSEJOS PARA LAS ORGANIZACIONES  

La carga mundial de salud mental es asombrosa. Los trastornos de salud mental y el estrés están aumentando en incidencia y detección en todo el mundo, e inevitablemente, las organizaciones soportan una gran parte de esa carga. Además de su plan de acción, la OMS ha tomado medidas prácticas para aliviar la angustia mental al comenzar a trabajar en una serie de directrices destinadas a abordar la salud mental en el lugar de trabajo.

Estas directrices abordarán el apoyo psicológico para gestionar y superar las condiciones de salud mental en el lugar de trabajo, así como los sistemas organizativos y de gestión que favorecen el bienestar emocional de los empleados.

En línea con este enfoque, las organizaciones están reinventando su estructura más allá de los programas, en la que aumentaran el apoyo de la salud mental y el bienestar emocional.

Las organizaciones puede que estén interesadas en incluir los siguientes puntos en sus programas:

  • Las brechas existen a nivel mundial e impiden que las personas debatan abiertamente sobre la salud mental en el trabajo o que accedan a los recursos necesarios.
  • La madurez del mercado varía considerablemente de una región a otra y de un país a otro, al igual que las preferencias de los empleados en cuanto a la participación de las organizaciones. Esto requiere un enfoque de comunicación y compromiso adaptado.
  • Las organizaciones deben ser conscientes de los factores que impulsan el estrés, como la inseguridad financiera. Deben asegurarse de que las prestaciones estén en línea con las preferencias de los empleados.
  • Las soluciones globales para abordar el estrés están floreciendo, pero de momento solo se ven sus efectos en los Estados Unidos y el Reino Unido.

Todas las organizaciones deberían centrarse en elementos organizativos más amplios, como la creación de una cultura inclusiva, la reflexión sobre el entorno laboral y las políticas que afectan a la salud mental.

Transforma tu empresa en un lugar saludable para tus colaboradores, participa en Premios Internacionales Empresa Saludable organizado por ORH


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 en España trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.

Y desde 2018, estamos en Chile.

  • ORH CHILE es un Centro de Investigación y Difusión de las Nuevas Tendencias para el Desarrollo de las Personas, desde la perspectiva individual y organizacional.
  • Trabajamos en: Investigación, Difusión, Aprendizaje y Soluciones de negocio para empresas, somos GROWTH HACKER.

Nuestros Otros Proyectos


Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Síguenos en Redes Sociales