Liderazgo TCV: O lo fomentas o tu empresa se hunde

TCV (Tras el CoronaVirus), el mundo ya no es VUCA: Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo, sino MegaVUCA. La crisis sanitaria no se ha resuelto desde la gobernanza global, ni desde el Liderazgo de los Estados Unidos o la Unión Europea, ni desde soluciones que protegieran la salud ni los empleos, salvo muy contadas excepciones nacionales.

De hecho, no se ha resuelto. Se ha cerrado un paréntesis a la espera de la próxima pandemia. El 90% de la población ha aprendido poco o muy poco durante el confinamiento; en esta sociedad del espectáculo (1), pudiendo consumir mucho menos y disfrutar mucho más del crecimiento personal y profesional, no se le ha ocurrido otra cosa que devorar más y más telebasura. El resultado es que casi la mitad de los españoles, como los italianos o los británicos, sufre de problemas de salud mental como resultado del estado de alarma (2) por ansiedad, depresión o estrés.

En un programa de radio a nivel nacional hace unos días, la presentadora me preguntó:

“¿Cuál sería la fórmula para salir adelante? Bueno, si la tuviera…”, y le respondí: “Por supuesto que conocemos la fórmula, es la educación. Lo que pasa es que no tenemos la valentía para aplicarla”(3).

Una educación que, recordémoslo una vez más, transforma el mundo, sirve de ascensor, multiplica las oportunidades y nos hace realmente libres, pero que no está entre las doce prioridades hoy, según las encuestas sociológicas.

Más allá de la fortaleza o la debilidad de determinados sectores (el éxito de las tecnológicas y las farmacéuticas, la crisis del turismo y la construcción), creo firmemente que la diferencia entre las empresas ganadoras y las que van a desaparecer TCV está en su calidad directiva, en su calidad del liderazgo. ¿Por qué? Porque los dos activos que predicen el rendimiento de las organizaciones en esta crisis de reclusión son el engagement y la confianza (4). Y el liderazgo, entendido como el talento para influir decisivamente en los demás desde la autoridad moral, la credibilidad y el liderazgo, es el gran predictor de la generación de confianza y de la energía del servicio del proyecto que llamamos involucración, compromiso.

Pensemos, por ejemplo, en la hostelería (5). La grandísima mayoría de los establecimientos que conforman el sector (más de 300.000, frente a las 3.000 empresas grandes de la economía española) tienen como dueño a un empresario esforzado, tal vez con cierta experiencia, “echao pa’ lante”, que no tiene en absoluto ni la preparación ni la actitud ni probablemente la voluntad de ser un líder, en términos objetivos y científicos. Si las empresas no se lideran, desaparecen (6).

Porque el Liderazgo TCV ha de ser, como diría la gran experta en neuroliderazgo Silvia Damiano7 i4: Inspirador, Integrador, Imaginativo e Intuitivo.

Un dueño de estas características no es inspirador porque no se ha propuesto una estrategia ni una visión de futuro que ofrecer a sus colaboradores. Piensa que esto de la “visión”, la “misión”, los valores o el propósito de la empresa son lujos de organizaciones de cierto tamaño. Craso error:

  • Como jefe no orienta; da instrucciones de una forma más o menos coercitiva.
  • No es integrador porque no “hace equipo” con sus empleados. Él los contrata (6), les manda, les dice lo que tienen que hacer, desconfía de ellos (si no en el discurso sí en el día a día), les paga poco, siempre con excusas, y prescinde de ellos a la primera de cambio.
  • Tampoco es imaginativo porque los productos y servicios que ofrece son “sota, caballo y rey”, sin la menor intención de innovar ni de generar en los clientes la menor experiencia memorable. Como los seres humanos solemos tratar como somos tratados, así el servicio al cliente es reflejo del (mal)trato a los trabajadores.
  • Y respecto a la intuición de estos dueños, suele brillar por su ausencia. Suelen poner los precios, por ejemplo, no en función del valor que podrían aportar a los clientes, sino manteniendo los precios del pasado o copiando los de establecimientos similares. Ni funciona la eficiencia ni la generación de valor.

Los líderes-entrenadores son otra cosa radicalmente diferente. Ponen el foco en lograr la estrategia que se han marcado, practicando la Dirección por Objetivos (todo profesional debe tener objetivos individuales y colectivos, con KPIs) frente al presencialismo imperante, los logros contrastados frente al mero esfuerzo. Se toman en serio el talento (contando con test de liderazgo) y de los miembros de su equipo. Dedican el tiempo necesario a conversaciones de carrera, para escuchar atentamente a sus colaboradores y apoyarles de verdad en su crecimiento. Practican la firmeza compasiva, desde la claridad de ideas y la empatía activa. Son personas serenas, asertivas, seguras e impactantes.

¿Qué tiene que ver ese liderazgo con la educación? Evidentemente todo. Porque, como recomienda José Antonio Marina, los profesores TCV han de ser líderes-entrenadores, que acompañan a sus alumnos para ser mejores ciudadanos: éticos, con pensamiento crítico, con criterios, emocionalmente inteligentes más allá de su preparación académica (8). Y porque la educación, que en la empresa llamamos “Learnability”, Aprendibilidad (9), es la clave para que una organización se adapte y sobreviva en esta sociedad del aprendizaje.

De la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 salimos adelante gracias a nuestro sistema inmune, que siempre hay que fortalecer. De la crisis económica y del empleo no nos salvarán las subvenciones ni los poderes públicos, sino nuestro propio liderazgo, el que está basado en la vulnerabilidad, la auténtica humildad (no la de depreciar nuestro valor sino en la de seguir aprendiendo), en la inteligencia emocional, en la mentalidad de crecimiento.

El talento no quiere trabajar para tiranos. TCV, la “guerra por el talento” no ha finalizado ni mucho menos. Al contrario, se está recrudeciendo. Más desempleo, hasta niveles sin precedentes, significa simultáneamente mayor escasez de talento hasta auténtica penuria, potenciado además por la tecnología. Y el liderazgo, ese talento tan especial para las organizaciones, resulta más valioso que nunca en esta Globalización 4.0 con mascarilla y distancia social.

Escrito por JUAN CARLOS CUBEIRO, Head of Talent de ManpowerGroup, CEO de Right Management y Mentor del área de Coaching del Human Age Institute. Autor de los recientes ‘Liderazgo Zidane’ y ‘Licencia para Ganar’.

Publicado en Revista Observatorio de Recursos Humanos y RRLL edición n° 157 Junio 2020


NOTAS:

(1) “Sociedad del espectáculo” es un término acuñado por el filósofo y politólogo Guy Debord en 1967.

(2) Estudio de la Universitat Oberta de Catalunya con las universidades de Milán, Trento, Glasgow, Tillburg y la Universidad Nacional de Colombia, dirigido por Francisco Lupiáñez: https://www.uoc.edu/portal/es/news/actualitat/2020/229-covid-salud-mental-economia.html

(3) Programa de Intereconomía ‘A media sesión’, https://intereconomia.com/programas/entrevista-a-juan-carlos-cubeiro-20200519-1503/

(4) Investigaciones de los institutos Edelman y Gallup sobre la confianza y el compromiso respectivamente, como expliqué en mi libro ‘El virus que reseteó el capitalismo’ (2020).

(5) En el momento en el que escribo este artículo, fase 1 de la Comunidad de Madrid, el 90% de las terrazas no han querido abrir pudiendo hacerlo.

(6) Lo mismo han demostrado Darren Acemoglu y James Robinson respecto a los países en sus libros ‘Por qué fracasan los países’ y ‘El pasillo estrecho’.

(7) Silvia Damiano, ‘El Liderazgo está patas arriba’. https://www.youtube.com/watch?v=K2zPlhCQksQ

(8) Basta comprobar lo mal que se atrae y selecciona en España viendo el programa ‘Job Interview. Estás contratado’, de granéxito en Estados Unidos, Gran Bretaña o Alemania y que aquí, emitido por Cuatro apenas ha logrado el 5% de audiencia. https://www.cuatro.com/job-interview-estas-contratado/

(9) Recomiendo los vídeos más recientes de Carmen Pellicer en el canal Trilema de YouTube al respecto. https://www.youtube.com/watch?v=wInZ_RHSC_E

(10) Desde que Mara Swan acuñara el término y lo presentara en el Foro Económico de Davos en enero de 2017, ha tenido amplio recorrido. Puedes obtener tu “Cociente de Aprendibilidad” (LQ) en https://www.learnabilityquotient.com/es-es


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 en España trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.

Y desde 2018, estamos en Chile.

  • ORH CHILE es un Centro de Investigación y Difusión de las Nuevas Tendencias para el Desarrollo de las Personas, desde la perspectiva individual y organizacional.
  • Trabajamos en: Investigación, Difusión, Aprendizaje y Soluciones de negocio para empresas, somos GROWTH HACKER.

Nuestros Otros Proyectos


Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Síguenos en Redes Sociales