Los Índices de felicidad organizacional: Conectando con las personas

Por SILVIA ESCRIBANO, Socia directora de Human Blooming y Directora Académica del Programa International Chief Happiness Officer (I-CHO) de La Salle.

Ahora que tanto se habla de redefinir los propósitos corporativos cabe preguntarse si es posible identificarlos sin saber, en paralelo, cuáles son los propósitos de los empleados. Los objetivos naturales de las personas, los auténticos, son también los básicos, y el bienestar para unos o la felicidad para otros es su aspiración vital. La ciencia del management aporta buenas razones para trabajar en esta línea conjunta aplicando métricas a través de índices concretos.

En tiempos de cambios acelerados como el que estamos viviendo el futuro no es algo que está por llegar; el futuro es algo que está aquí y que simplemente no vemos porque nuestros modelos mentales, creencias y hábitos del pasado no nos permiten ver. Necesitamos nuevos mapas para abordar el futuro tanto a nivel indivdual como organizacional.

Es evidente que hay una brecha entre la velocidad de cambio necesaria para competir en el mundo actual y la velocidad de cambio que la mayoría de las organizaciones son capaces de seguir. Es necesario parar y pensar cómo queremos que sean nuestras organizaciones en el futuro. La felicidad organizacional es una de las claves fundamentales que una empresa debe impulsar para sobrevivir y prosperar en un mundo de cambios acelerados. De ahí la importancia de revisar a fondo los principios, propósito, creencias y valores que tenemos como empresas, y comprender el impacto de un nuevo mundo digital, complejo y de cambios acelerados en nuestras vidas personales y profesionales. Es un buen momento para cuestionarnos:

  • ¿Cómo me relaciono yo con los cambios a nivel personal? 
  • ¿Y mi organización? 
  • ¿Cómo evitar seguir haciendo lo mismo que hacíamos? 
  • ¿Cómo asegurar nuestra empleabilidad futura? 
  • ¿Cómo construir los nuevos mapas para navegar en esta nueva sociedad digital?  
  • Y, sobre todo, ¿cómo situamos el bienestar de las personas en el eje de nuestra estrategia organizacional? 

Cada vez son más las empresas que se esfuerzan en implementar medidas para garantizar el bienestar y la felicidad de sus trabajadores. Hoy, en empresas como Twitter o Facebook, hay equipos de personas destinadas a intentar objetivar el grado de felicidad de sus empleados con el mismo rigor que se hace con los clientes». En Google esta figura se llama jolly good fellow. Nosotros lo llamamos “CHO”. Empresas españolas están siendo pioneras en incorporar la figura del Chief Happiness Officer “CHO” a su organización. De hecho, la mayor parte de empresas punteras que tienen interés en retener el talento cuentan con un puesto equivalente al CHO.

Algunos estudios reflejan que las empresas que cuentan con este tipo de perfiles, independientemente de su tamaño, pueden impulsar la productividad entre un 60% y un 80%.  Déjame que te cuente…

ÍNDICES DE FELICIDAD ORGANIZACIONAL 

Uno de los avances más innovadores en el amplio ámbito de la FELICIDAD es el auge de diferentes índices que buscan llamar la atención sobre factores que van más allá del crecimiento económico o las cifras sobre salud, pobreza, educación… Quizá uno de los más innovadores del momento es el Índice Mundial de Felicidad al convertirse en un intento de medir de forma sistemática la felicidad de la población. Se inició en Bután en 1972 cuando el rey Jigme Singye Wangchuck estableció la felicidad como la medida más apropiada para evaluar la calidad de vida, creando el índice de la Felicidad Nacional Bruta (FNB) que hoy se utiliza a nivel mundial y cuyos componentes son:

Información de índices tradicionales:

  • Salud. 
  • Educación. 
  • Diversidad ambiental.  
  • Nivel de vida.  
  • Gobernanza. 
  • Información de índices más innovadores:  
  • Bienestar psicológico. 
  • Uso del tiempo. 
  • Vitalidad comunitaria.

Otros índices más recientes son el Índice del Planeta Feliz y el Índice de Bienestar Global:

1. El Índice del Planeta Feliz, que se viene publicando desde el año 2006 con frecuencia trianual, pretende “medir el grado en que los habitantes de cada país disfrutan vidas largas, felices y ambientalmente sostenibles” , que es calculado por el New Economics Foundation (NEF) a partir de tres indicadores:

  • Esperanza de vida.
  • Bienestar experimentado.
  • Huella ecológica.

2. El Índice de Bienestar Global, medido a partir de encuestas realizadas por Gallup y Healthways, se consolida como un barómetro sobre la percepción de los individuos sobre su propio bienestar a partir del nivel de prosperidad de cinco elementos:

1. Propósito.

2. Social.

3. Financiero.

4. Comunidad.

5. Físico.

El Índice de Desarrollo Humano es utilizado por el Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo integral el nivel de vida de las familias, la salud y la educación para llamar la atención sobre la ampliación de las oportunidades para las personas como factor fundamental del desarrollo.

Adicionalmente, la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha realizado un esfuerzo significativo para reflejar la felicidad mundial que se materializa en el Wold Happiness Report, que en su edición 2018 contiene el análisis de 156 países frente a la migración alrededor de mundo a partir de los siguientes factores:

  • PIB per cápita. 
  • Apoyo social. 
  • Años de esperanza de vida sostenible. 
  • Libertad percibida para tomar decisiones de vida. 
  • Generosidad. 
  • Percepciones de corrupción.

La construcción de este tipo de índices pone de manifiesto la importancia que se está dando a la FELICIDAD y el BIENESTAR, posicionando esta temática en el centro de la sociedad y de las organizaciones.

Hoy sabemos que la rentabilidad de una empresa (ROI) aumenta en una media de un 30% cuando instaura políticas de bienestar y felicidad organizacional. También sabemos que el absentismo se reduce de media un 20%. Un estudio reciente de Adecco, basado en una encuesta realizada entre más de 3.500 trabajadores sobre Felicidad Organizacional, establece que 9 de cada 10 trabajadores ya tienen en cuenta a la hora de tomar decisiones de cambio y empleabilidad si la empresa tiene políticas activas de felicidad. Sin embargo, sólo un 13,6% considera que en su empresa están adoptando estas políticas de manera seria frente a un 35,4% que considera que lo hacen, pero de manera tímida, o un 51%, que piensa que en su empresa no lo consideran de ninguna manera.

Tenemos, por lo tanto, mucho campo y recorrido para ayudar a las empresas a subirse a esta tendencia que como veíamos anteriormente ha llegado para quedarse.

Los beneficios de ser más felices son muchísimos. Sonja Lyubomirsky explica que las personas felices son más productivas y creativas, obtienen mejores trabajos y sueldos, son mejores líderes y negociadores, son más exitosos en sus matrimonios y populares con sus amistades, tienen mejores sistemas inmunes, viven más, sufren menos accidentes, resisten mejor los traumas y el estrés, y tienden a ayudar más a otros y ser más filántropos.

RECUERDA QUE EL PROPÓSITO DEL SER HUMANO ES SER FELIZ 

En tiempos de incertidumbre, decidir a qué vamos a dedicar nuestra atención y los recursos limitados que disponemos es crucial. Las alternativas son básicamente dos: seguir haciendo lo que hacíamos aún con un nuevo escenario sobre la mesa o la creación de nuevas realidades. La elección que hagamos entre estas dos opciones va a determinar si en los próximos años nos vamos a dedicar meramente a sobrevivir o si serán años de cambios profundos en nosotros mismos y en nuestras empresas.

Como profesionales ya no podemos confiar en que las cosas vuelvan a ser como antes. Es el momento de identificar nuevas oportunidades de cambio, de cuestionar lo que hacemos y de apostar por las personas y su bienestar, conectando con un nuevo mundo de oportunidades emergentes. Es el momento de salir de nuestra zona de confort, de abandonar viejos patrones, soltar los miedos e impulsar organizaciones más FELICES y HUMANAS.

Impulsar la felicidad organizacional no es sino una nueva misión para que las empresas sean más competitivas. Apostar por la felicidad organizacional permite una mayor estabilidad en la vida de una empresa a la hora de retener el talento, de apoyo financiero, satisfacción del cliente y reputación social.

 

 

¿Cómo los hábitos saludables pueden ayudar a mejorar los índices de felicidad organizacional?

 

 

En Habits.AI te dan ideas de cómo lograrlo contacta aquí


Observatorio de Recursos Humanos

Desde 2006 en España trabajamos para ofrecer contenidos e información de valor para el profesional de la gestión de RRHH, con el convencimiento de que el conocimiento, en sus vertientes de creatividad, innovación y aprendizaje continuo, es el principal valor de una dirección eficaz.

Y desde 2018, estamos en Chile.

  • ORH CHILE es un Centro de Investigación y Difusión de las Nuevas Tendencias para el Desarrollo de las Personas, desde la perspectiva individual y organizacional.
  • Trabajamos en: Investigación, Difusión, Aprendizaje y Soluciones de negocio para empresas, somos GROWTH HACKER.

Nuestros Otros Proyectos


Contacta con nosotros

Puede contactar con nosotros a través de:


Síguenos en Redes Sociales